El testimonio de Ely

Hola mi nombre es Ely y tengo 35 años. Mi experiencia es que yo tenía mucho miedo sobre el cáncer de mama porque tuve una prima que desafortunadamente falleció a los 39 años al padecer esta enfermedad que derivó en una metástasis a columna.

Al presentar mi mamá el mismo diagnóstico y tener que vivir con ella toda la experiencia de una mastectomía, de las quimioterapias y años más tarde una metástasis a columna, mi sensación era absolutamente de miedo.

Quería hacerme una cirugía profiláctica y justo en ese momento de tomar la decisión conocí a Elba, Coordinadora de la Fundación Vida en Genoma, quien me explicó todo sobre las pruebas genéticas. Me contó su experiencia y la verdad es que sin dudarlo lo hablé con mi mamá, y asistimos a la consulta con una doctora especialista en genética que nos dio la mejor de las explicaciones y atención.

En nuestro caso se hizo la prueba, la cual salió negativa para el cáncer hereditario y la doctora nos explicó las posibles causas como los factores ambientales, sociales y lo importante que es la prevención. Quiero decir que esto me dio una gran tranquilidad, sin embargo, todos los días cuido cada uno de mis hábitos de alimentación, ejercicio y trato de no exponerme a factores ambientales que sean causantes de dicha enfermedad.

Hoy puedo decir que esta prueba me dio la paz interior que necesitaba porque yo solo pensaba que la próxima en la familia ¡podría ser yo!

En conclusión, ¡es mejor prevenir que curar! Gracias de todo corazón a la Fundación Vida en Genoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *